mié. Nov 14th, 2018

Ahi viene el lobo

Gerardo Corrales BrenesEconomista. 

A propósito de los sustos y del día de Halloween, resulta que hoy el tipo de cambio se ha elevado estrepitosamente para romper los límites de los 620 colones por dólar, lo cual significa que los costarricenses que ganen en colones se han empobrecido en casi un 9% respecto a principios de año, en términos de su poder de compra en dólares de sus ingresos.

De igual manera, las cerca de 700 mil familias que tienen deudas en dólares sin generar ingresos en esa moneda, a la hora de ir a pagar sus cuotas de sus créditos hipotecarios, prendarios, personales y otros, verán un aumento en sus costos de financiamiento en el año de un 9%, lo que sumado a la tasa de interés, hace que el premio que tuvieron en el pasado por endeudarse en dólares ahora más bien se convierta en un castigo que cada día les aprieta más sus presupuestos familiares.

De eso se trata lo que algunos insistentemente hemos venido hablando en distintos medios y foros, advirtiendo que venía el lobo, sin haber tenido el éxito de que se nos escuchara sino más bien las redes sociales se encargaron de tildarnos con los calificativos más bajos y calumniosos de las voces del odio, como rata de caño, vividores, falsos profetas, mentirosos, agiotistas, etc., etc.

Esta situación a pesar que el Banco Central ha hecho su mejor esfuerzo de contener el crecimiento desmedido de este macro precio inyectando más de $ 1300 millones en el mercado, demanda real proveniente del sector público no bancario en su mayoría (vencimiento de bonos de deuda interna en dólares no renovados por desconfianza de los inversionistas ).

Me he tomado la libertad de ingresar al sitio del Instituto Nacional de Estadística y Censos para elaborar este cuadro que refleja el costo de la canasta básica alimentaria por persona, cifra actualizada a setiembre del 2018, que da un total por persona de 47 mil colones y los costos individuales de sus componentes y peso relativo.

Lo anterior pues 22 diputados, de los 57, se opusieron al Plan Fiscal, que sin ser la panacea, al menos daba una luz para quitar la presión de liquidez que sufre el gobierno central y causante de toda la incertidumbre y desconfianza interna y externa que hoy estamos viviendo y le hubiese dado el beneficio de la duda al gobierno y al Banco Central, de buscar soluciones alternativas.

El supuesto argumento de fondo de estos 22 señores diputados era el IVA a la canasta básica del 1% que afectaría a las clases más pobres y necesitadas del país.

Como se puede observar en el cuadro y haciendo la aritmética, con una devaluación acumulada del 9% en el año, con solo que el componente de costo importado de dicha canasta sea de un 11%, ya tendríamos, sin que haya pasado el Plan Fiscal, el impacto del 1% de aumento en el costo de la canasta básica.

Sin ser demasiado conocer de costos de producción, al observar en el cuadro los diferentes componentes de la canasta básica, es obvio que la parte importada es mayor al 11%, por lo que lo que se quería evitar en las próximas semanas, los más pobres lo van a sufrir con un encarecimiento de dicha canasta en más del 1%, por lo que si su pensamiento es consistente, la única tabla de salvación que veo al menos para ganar tiempo, es que se apruebe el Plan Fiscal por parte de la Sala Constitucional y que se haga el segundo debate por más de 38 votos, para apartarse del criterio de la Corte Plena.

Caso contrario, no veo más Plan B que el rescate financiero del Fondo Monetario Internacional, donde las medidas que deberán tomarse y su costo social será muchísimo más grande de lo que hubiese sido con una solución a la tica como siempre ha sido en la historia del país.

 

 

 

La entrada Ahi viene el lobo se publicó primero en La Revista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *