Cómo elegir la mejor autocaravana para las próximas vacaciones

ARCHIVO – Los vehículos utilitarios son utilizados con frecuencia para convertirlos en autocaravanas: mantienen la forma exterior, pero se acondiciona su interior incorporando camas, cocina, baño e incluso ducha. Foto: Judith Michaelis/dpa – ATENCIÓN: Sólo para uso editorial con el texto adjunto (Judith Michaelis/)

Salir de viaje con la casa a cuestas: eso es lo que a muchos les atrae de las autocaravanas, especialmente en tiempos de coronavirus. «Las autocaravanas se han convertido en una opción particularmente atractiva», afirma Daniel Rätz, de la Asociación de Fabricantes de Caravanas de Alemania (CIVD).

La entidad ha registrado un aumento de alrededor del 45 por ciento en las nuevas matriculaciones de 2020, en comparación con el año anterior. «Estos vehículos se adaptan perfectamente a los tiempos que corren. La gente se traslada de un lugar a otro, pero solo con el círculo de personas más cercano y evitando las multitudes en el buffet del hotel o en el avión», asevera Rätz, responsable de prensa de CIVD.

A la hora de alquilar o comprar una autocaravana habrá que decidir en primer lugar cuál es el modelo idóneo. La oferta es enorme: desde la pequeña furgoneta equipada con una litera de emergencia hasta el lujoso autobús con zona de spa y garaje propio.

Básicamente, hay dos tipos de autocaravanas: «Los modelos acondicionados y los modelos transformados», explica Daniel Rätz. En el caso de los modelos adaptados, o cámpers, los fabricantes utilizan vehículos ya existentes y normalmente solo realizan cambios mínimos en la estructura exterior.

La gama de modelos básicos de cámpers abarca desde pequeñas furgonetas hasta minibuses de mayor tamaño. Los fabricantes de autocaravanas y otros proveedores ofrecen el equipamiento interior adecuado a las necesidades del camping en función del modelo y de la gama de precios.

En el caso de los modelos transformados, o autocaravanas propiamente dichas, se aprovecha por lo general solo el chasis, con o sin cabina de conducción, que sirve de base para una carrocería individual del respectivo fabricante.

Sin embargo, estos dos tipos de vehículos para camping pueden desglosarse aún más. Según la organización certificadora alemana TÜV Nord, la categoría de los minicámpers incluye vehículos pequeños adaptados como automóviles orientados al ocio para, por ejemplo, un viaje corto o una visita a un festival. Suelen tener menos de cinco metros de longitud y algunos destacan por sus ingeniosas soluciones, como un cuerpo modular con opciones para dormir, sentarse o cocinar.

También se puede ampliar el pequeño espacio habitable con un toldo trasero o delantero. En Internet se pueden encontrar ejemplos de kits de ampliación para vehículos básicos como el VW Caddy, el Citroën Berlingo o el Opel Combo.

Entre las ventajas, Tüv Nord menciona el buen manejo, ya que estas pequeñas furgonetas o furgones de reparto suelen conducirse como turismos normales. El bajo mantenimiento y el aceptable consumo de combustible son otros puntos a favor. Las dimensiones compactas también compensan los costes de transbordadores, peajes o zonas de camping.

Para la asociación CIVD, la clásica autocaravana comienza con las furgonetas camperizadas. Entre estos modelos más grandes se encuentran vehículos básicos como las furgonetas y los minibuses. Un ejemplo es el clásico «Bulli» de Volkswagen, que se ofrece hasta la actualidad como Multivan y es un modelo básico típico de las autocaravanas. El Citroën Spacetourer, el Mercedes Clase V o el Renault Trafic Combi son otros ejemplos. 

Estas versiones acondicionadas por los fabricantes de autocaravanas suelen tener asientos giratorios en la parte delantera. «Al girarlos, los asientos del conductor y del acompañante pueden unirse con la zona de comedor para formar un grupo de asientos», explica Daniel Rätz.

Además, suele haber instalaciones para cocinar y dormir, a veces para cuatro personas. Para ello cuentan con un techo desplegable o con asientos traseros que se transforman en camas. La ventaja es la gran idoneidad para el uso diario gracias a unas dimensiones todavía compactas y a un buen motor con un consumo de combustible moderado.

En cuanto a las desventajas, Tüv Nord objeta los precios a veces elevados de algunos modelos y el hecho de que normalmente hay que prescindir de un compartimento de aseo a bordo. En ese caso, se puede utilizar un inodoro químico compacto con un depósito de residuos extraíble.

La siguiente categoría está representada por los furgones o camionetas, que se basan en vehículos comerciales ligeros utilizados para el reparto de correo o pequeños muebles. Ejemplos típicos son la Sprinter de Mercedes, la Iveco Daily o la Fiat Ducato. 

Muchos fabricantes ofrecen conversiones basadas en estos modelos. De acuerdo al equipamiento, cuentan con camas transversales o individuales en la parte trasera, unidades de cocina con frigorífico y, según el modelo, con aseos y duchas.

La altura interior suele permitir estar de pie con normalidad; algunos modelos disponen de techos móviles que pueden aumentar el espacio útil. Según Tüv Nord, la longitud suele ser de entre 5,40 y 6,40 metros, y el peso total admisible suele ser inferior a 3,5 toneladas, lo que significa que los modelos pueden ser conducidos con un permiso de conducir de clase B.

«Aquí también se mantiene todo el vehículo, a excepción de las ventanas incorporadas o los techos elevables, por ejemplo», precisa Daniel Rätz.

Las autocaravanas con alcoba pertenecen al tipo de vehículos transformados especialmente para camping y se distinguen fácilmente desde el exterior. Su nombre se debe a la zona de descanso en forma de nariz, la alcoba, que se encuentra sobre la cabina del conductor. 

En ellas se mantiene el chasis del vehículo comercial, sobre el que los proveedores de autocaravanas fabrican luego sus propias superestructuras.

«En algunos casos, los asientos del conductor y del pasajero también pueden girar e integrarse, pero a menudo la cabina del conductor está separada de la zona de estar por asientos fijos y, en los modelos más antiguos, por una pared trasera», explica Rätz. 

Muchos armarios, una amplia zona de cocina y un espacioso cuarto de aseo son las características típicas de las casas móviles con alcoba. A su favor, Tüv Nord señala que estas variantes disponen de mucho espacio para hasta seis personas y que tienen una relación precio-rendimiento muy favorable.

Por otra parte, su considerable tamaño limita su idoneidad para el uso diario: su altura, por ejemplo, puede ser un obstáculo a la hora de pasar por puentes o túneles. Si se supera el peso total admisible de 3,5 toneladas, se requiere una matriculación y un permiso de conducir especiales.

En las autocaravanas parcialmente integradas, la cabina del vehículo básico sigue siendo claramente reconocible. «Pero la diferencia más importante es que los asientos delanteros se pueden girar hacia la parte trasera, creando una unidad con el espacio vital», acota Rätz.

Se mantienen las puertas delanteras originales, pero el habitáculo trasero del fabricante del vehículo forma una unidad con el resto del vehículo. Por regla general, estos modelos tienen una longitud de entre 6 y 7,50 metros, dimensiones que exigen una mayor atención en el tráfico rodado.

También existen importantes diferencias de precio en función de factores como el vehículo base, el fabricante de la carrocería y el equipamiento. Sin embargo, según Tüv Nord, a menudo se intenta construir la autocaravana de forma que no supere el límite de 3,5 toneladas.

Como su nombre lo indica, en las autocaravanas integradas el vehículo base está completamente integrado en la carrocería del fabricante. «Por regla general, el fabricante de autocaravanas solo utiliza el motor y el chasis del vehículo base y, por lo demás, produce la carrocería de forma totalmente independiente», señala Rätz. La cabina del conductor, a la que se ingresa a través del espacio vital, no está separada y se caracteriza por un gran parabrisas panorámico. 

El precio de compra es superior al de la mayoría de las autocaravanas, según Tüv Nord. Debido al equipamiento de lujo, el gran espacio y la calidad de la mano de obra, estos modelos pertenecen a la clase prémium. 

Sin embargo, como estas autocaravanas suelen superar el límite de 3,5 toneladas, pueden verse afectadas por restricciones tales como prohibición de adelantar, límites de velocidad y peajes más altos. Según los expertos de Tüv Nord, en muchos casos, también es necesario el permiso de conducir de clase C1.

Los «liner» son aún más lujosos que las autocaravanas integradas. No es raro que alcancen el tamaño de un autocar y que dispongan de mecanismos en las paredes laterales para elevar el espacio vital al nivel de un apartamento. Algunos modelos disponen de zona de spa y bienestar o incluso de un minigaraje integrado que puede albergar un coche.

El hecho de que los «liner» se construyan normalmente sobre la base de autocares o camiones y no de furgonetas o vehículos comerciales ligeros tiene su precio, destaca Daniel Rätz refiriéndose al alto costo de adquisición de estas suites de lujo en formato XXL. 

Entre los vehículos más exóticos, TÜV Nord menciona, por ejemplo, las autocaravanas de larga distancia, que suelen tener tracción a las cuatro ruedas para realizar viajes de expedición. 

La contrapropuesta a estos carísimos vehículos son las, también exóticas, células habitables extraíbles que pueden montarse en la zona de carga de las camionetas.

dpa