Dos tercios de bosque tropical destruidos o dañados en todo el mundo

Por Jake Spring

BRASILIA, 8 mar (Reuters) – Los seres humanos han degradado o destruido aproximadamente dos tercios de la cubierta forestal tropical original del mundo, según revelan nuevos datos, lo que aumenta la alarma por la rápida desaparición de un mecanismo de protección natural clave contra el cambio climático.

La pérdida de bosques es también uno de los principales responsables de las emisiones que contribuyen al calentamiento del clima, ya que la densa vegetación de los bosques tropicales representa la mayor reserva viva de carbono.

La tala y la conversión de tierras, sobre todo con fines agrícolas, han eliminado el 34% de los bosques tropicales antiguos originales del mundo, y han degradado otro 30%, haciéndolos más vulnerables a incendios y destrucciones en el futuro, según un análisis de la organización sin ánimo de lucro Rainforest Foundation Norway.

Más de la mitad de la destrucción registrada desde 2002 se ha producido en la Amazonia sudamericana y en los bosques tropicales limítrofes.

A medida que se destruye más selva tropical, aumenta el riesgo de cambio climático, lo que a su vez dificulta la supervivencia de los bosques que aún se conservan, según el autor del informe, Anders Krogh, investigador de bosques tropicales.

«Es un ciclo aterrador», dijo Krogh, que reveló que el total perdido sólo entre 2002 y 2019 fue mayor que la superficie de Francia.

El ritmo de pérdida en 2019 coincidió aproximadamente con el volumen anual de destrucción de los últimos 20 años, en el que el valor de un campo de fútbol desaparece cada 6 segundos, según otro informe reciente del Instituto de Recursos Mundiales.

La Amazonia brasileña ha sufrido una intensa presión en las últimas décadas, ya que el auge de la agricultura ha llevado a los agricultores y a los especuladores de la tierra a incendiar parcelas para producir carne de vacuno, soja y otros cultivos. Esta tendencia ha empeorado desde 2019, cuando el presidente derechista Jair Bolsonaro asumió el cargo y comenzó a socavar la protección del medio ambiente.

Sin embargo, la Amazonia también representa la principal oportunidad de preservar lo que queda de selva tropical. El Amazonas y sus vecinos -el Orinoco y el bosque andino- representan el 73,5% de los bosques tropicales que siguen intactos, según Krogh.

El nuevo informe «confirma que Brasil debe proteger la selva», dijo Ane Alencar, geógrafa del Instituto de Investigación Medioambiental de la Amazonia que no participó en el trabajo. «Brasil tiene la mayor extensión de bosque tropical del mundo y también es el que más está perdiendo».

Las islas del sudeste asiático, en su mayoría pertenecientes a Indonesia, ocupan colectivamente el segundo lugar en cuanto a destrucción de bosques desde 2002, con gran parte de esos bosques talados para plantaciones de aceite de palma.

África Central ocupa el tercer lugar, con la mayor parte de la destrucción centrada en la cuenca del río Congo, debido a la agricultura tradicional y comercial, así como a la tala.

Los bosques definidos en el informe como degradados habían sido parcialmente destruidos o sustituidos por un crecimiento forestal secundario, según la Rainforest Foundation Norway.

La definición de bosque intacto que utiliza el informe puede ser demasiado estricta, advirtió Tasso Azevedo, coordinador de la iniciativa brasileña de cartografía de la deforestación MapBiomas. El análisis sólo contabiliza como intactas las regiones de al menos 500 km2 (193 millas cuadradas), dejando fuera zonas más pequeñas que podrían aumentar la cubierta forestal virgen del mundo, dijo.

Krogh explica que se ha optado por esta definición porque las extensiones más pequeñas corren el riesgo de sufrir el «efecto límite», por el que los árboles mueren más rápido y la biodiversidad es más difícil de mantener cerca del límite del bosque. Un bosque de 500 km cuadrados puede mantener plenamente su ecosistema, dijo.

(Información de Jake Spring; editado por Katy Daigle y Richard Pullin; traducido por Flora Gómez en la redacción de Gdansk)